El manifiesto de Atenas

Publicado en por ZOOCIEDAD

 

 

En este momento, el problema principal para los sindicatos europeos es que la crisis financiera  que afecta a Grecia, Irlanda y Portugal y las políticas más generales de gobernanza de la  austeridad en otros Estados miembros están ejerciendo una presión a la baja sobre los salarios,  los servicios públicos, la seguridad social, las pensiones, las condiciones de trabajo y los niveles 

de vida.

 

La CES está muy preocupada por las consecuencias negativas que, hasta ahora, han provocado los rescates de las economías con dificultades, organizados por la UE y el Fondo Monetario Internacional. Las medidas de austeridad impuestas, por ejemplo en Grecia, Portugal e Irlanda, han empeorado la situación, y los países afectados se enfrentan a un largo periodo de recesión continuada, al aumento de la deuda, a la presión sobre las normas y los derechos laborales y al desempleo. Existe un riesgo real de que los países y sus ciudadanos se endeuden todavía más, con gran peligro para Europa y sus Estados miembros.  


La CES exige, por tanto, y de forma urgente, un cambio político importante en el enfoque de la UE para que ofrezca una ayuda eficaz a los países en dificultades.  


El nuevo pacto Euro Plus aplicable a la eurozona y a otras seis economías, tiene implicaciones importantes, sobre todo en materia de salarios, puesto que incluye recomendaciones a los 


Estados miembros sobre:  


 comparaciones de los costes unitarios de la mano de obra; 

 hostilidad hacia la indexación de los salarios y, en general, hacia la negociación 

centralizada; 

 vinculación entre salarios y productividad, sin incluir la inflación; 

 presión a la baja sobre los salarios en el sector público y, en algunos casos, sobre los 

salarios mínimos, con consecuencias también para el sector privado; 

 presión a la baja sobre los derechos a la pensión y los regímenes de jubilación 

anticipada; 

 promoción de controles presupuestarios y constitucionales estrictos sobre la deuda y el 

gasto públicos.  

La CES afirma que este enfoque es totalmente inaceptable para los sindicatos europeos y hará 

campaña a todos los niveles para que se respeten los siguientes principios: 

 los salarios no son el enemigo de la economía, sino su motor, y promueven el crecimiento 

y el empleo; 

 debe respetarse la autonomía de los interlocutores sociales en la negociación colectiva y 

salarial mientras que las organizaciones sindicales deberían coordinar mejor la 

negociación colectiva; 

 hay que mejorar el poder adquisitivo de los salarios y retribuciones de los trabajadores, 

con incrementos que estén en línea con la inflación y la productividad, mientras se 

conservan los actuales sistemas de indexación salarial con el objetivo general de una 

distribución justa de la riqueza;  

 hay que invertir el proceso hacia la desigualdad en los ingresos; 

 hay que intensificar la lucha contra el dumping salarial y fiscal y hay que aplicar el 

principio de igual salario por igual trabajo; 

Etiquetado en Inmigración

Comentar este post