La Comunidad quiere eliminar 1.900 delegados sindicales

Publicado en por ZOOCIEDAD

250x187_1284558225_portada.jpg

En declaraciones en los pasillos de la Asamblea de Madrid, Granados ha explicado que, en la medida de lo posible, quieren acordar con los sindicatos el procedimiento por el que van a  reducir los liberados sindicales. "Nos gustaría que fuera negociado y supusiera que hubiera un entendimiento entre gobierno y sindicatos sobre la necesidad de reducir el gasto público", ha aseverado.


El consejero ha destacado que la medida "no supone ningún recorte de ningún tipo de derechos sindicales puesto que todos esos liberados que van a continuar haciendo su labor son los que han sido elegidos por los trabajadores". Asimismo, ha dicho que "no va a haber ningún liberado sindical elegido por los trabajadores que sea incorporado a su anterior puesto de trabajo".

Por otra parte, el consejero ha dicho que el recorte se hará con "absoluto respeto" y en "cumplimiento de la legislación vigente" y que no ve "ningún problema desde el punto de vista legal".

Según Granados, lo que ellos ponen encima de la mesa en la negociación es "el cumplimiento estricto de la ley", ya que a su juicio, la Comunidad tendrá 1.490 liberados sindicales, que "son suficientes para defender con eficacia los derechos de los trabajadores". El resto, cerca de 1.900 según sus datos, han llegado a ser liberados en virtud de acuerdos o en "virtud de abusos que se producen por diferentes sistemas, como el considerar centro de trabajo un lugar con un solo trabajador.

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ha vuelto a pronunciarse sobre este tema durante su intervención en el Debate del Estado de la Región. "Estoy convencida de que serán los propios sindicatos los que sabrán estar a la altura de las circunstancias y aceptar que la nueva ley, el nuevo Estatuto Básico del Empleado Público, prevé una serie de cuestiones que hay que adoptar también en la Comunidad de Madrid", ha manifestado en respuesta al discurso pronunciado por el portavoz de IU en la Cámara, Gregorio Gordo.

Corbacho ve la propuesta electoralista
En el debate provocado en la Comunidad de Madrid y que se está extendiendo a otros lugares como Castilla-La Mancha, donde el PP ha pedido conocer datos sobre los delegados sindicales, también se ha metido el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho. "Lo que hay que hacer es cumplir la ley" y, por tanto, "son los que tienen que estar", ha asegurado. 

También ha acusado a la presidenta de Madrid de intentar sacar provecho electoral con este tema. Según el ministro cualquier debate que se quiera desarrollar sobre esta cuestión debe hacerse "en un clima de "más rigor y responsabilidad".

Por otra parte, el secretario general de CCOO Madrid, Javier López, ha manifestado en la Asamblea de Madrid que Aguirre, "huye de la realidad madrileña y cuestiona el derecho constitucional de la libertad sindical". El dirigente sindical ha ido a más asegurando que el PP intenta desviar el debate hacia la ideología "más rancia" sin dudar "en confundir liberados, una figura que no existe jurídicamente, con delegados sindicales, es decir, trabajadores elegidos por sus compañeros para representarles en la defensa de sus problemas en la empresa".

Etiquetado en Inmigración

Comentar este post